El ejercicio aeróbico mejora la salud cardiovascular sin aumentar la inflamación

Doce semanas de ejercicio aeróbico mejoraron la capacidad cardiovascular y respiratoria en el lupus eritematoso sistémico (LES), pero no modificó la rigidez arterial que era el objetivo principal de este pequeño estudio para lo que se cree serían necesarias más semanas.

Los resultados tampoco encontraron un aumento en los signos de inflamación o estrés oxidativo en el grupo de ejercicio en comparación con un grupo de control instado a adoptar un estilo de vida más saludable.

El estudio,  Efectos del ejercicio aeróbico de 12 semanas sobre la rigidez arterial, la inflamación y el ejercicio cardiorrespiratorio en mujeres con eritematoso sistémico LUPUS: ensayo controlado no aleatorizado , apareció en el Journal of Clinical Medicine .

La incidencia de enfermedad cardíaca en pacientes con LES es significativamente mayor que en personas sanas, posiblemente debido a factores de riesgo asociados con la autoinmunidad, como la inflamación sistémica y el estrés oxidativo (un exceso de radicales libres dañinos en las células).

La rigidez arterial , un indicador temprano de aterosclerosis y enfermedad cardíaca, también es más alta que lo normal en los pacientes con lupus, y se busca disminuir dicha rigidez para evitar el desarrollo de una enfermedad cardíaca independiente de otros factores de riesgo.

Se sabe que el ejercicio regular reduce el riesgo de enfermedad cardíaca en la población general, y algunos estudios sugieren que es beneficioso para los pacientes con LES y podría ayudar a reducir la rigidez arterial.  Pero ningún estudio ha evaluado directamente la relación entre el ejercicio regular y el riesgo o la enfermedad cardíaca en estos pacientes.

Investigadores en España diseñaron un ensayo controlado no aleatorio para evaluar si el ejercicio aeróbico moderado a intenso (también conocido como cardio) podría reducir el riesgo de enfermedad cardíaca en pacientes con lupus. Específicamente, examinaron la aptitud cardiorrespiratoria y algunos factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares, incluida la rigidez arterial, la inflamación y el estrés oxidativo.

El estudio incluyó a 58 mujeres diagnosticadas con LES durante más de un año y con enfermedad estable durante al menos seis meses. Los pacientes no habían tomado ningún tratamiento biológico  [como Rituxan  (rituximab) o Benlysta  (belimumab)], no necesitaban prednisona y no tenían una enfermedad cardíaca preexistente.

Veintiséis mujeres en el grupo de tratamiento realizaron dos sesiones de cinta de correr con una duración de 75 minutos cada semana durante 12 semanas, mientras que las 32 mujeres del grupo de control recibieron un estilo de vida saludable.

En total, 22 de los 26 terminaron al menos el 75% de las sesiones de ejercicio y se incluyeron en los análisis. Cuatro pacientes del grupo de control abandonaron el estudio.

Después de 12 semanas, los investigadores no observaron diferencias significativas en la rigidez arterial, la inflamación y los marcadores de estrés oxidativo entre los dos grupos.

«Los investigadores dijeron que el volumen, la duración y la intensidad del ejercicio podrían desempeñar un papel relevante en sus efectos sobre la rigidez arterial, [por lo que] parece plausible que 12 semanas de intervención no hayan tenido tiempo suficiente para modificar la elasticidad de las arterias» .

Sin embargo, los pacientes en el grupo de ejercicio mostraron una mejora significativa en su condición cardiorrespiratoria, medido a través de una prueba de esfuerzo.

Estimar la relevancia clínica de los cambios en la aptitud física de los pacientes con LES es difícil, porque no existen fórmulas específicas para esta población.

Los investigadores en cambio usaron parámetros para individuos sanos, y encontraron una diferencia clínicamente relevante en el estado físico entre los dos grupos. Estas diferencias fueron comparables con la reducción del 13% al 15% en el riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares y del 10% al 30% de riesgo de cualquier evento cardiovascular adverso, que se encuentra en adultos sanos que hacen ejercicio con regularidad, dijeron.

El ejercicio aeróbico progresivo puede ser beneficioso para los pacientes con lupus al mejorar su condición cardiovascular, anotó el estudio.

«Los resultados de este estudio sugieren que 12 semanas de ejercicio aeróbico progresivo en cinta rodante … aumenta la capacidad cardiorrespiratoria sin exacerbar la rigidez arterial, la inflamación o el estrés oxidativo en mujeres con LES con enfermedad leve / inactiva», concluyeron los investigadores.

Sin embargo, la pequeña población de pacientes de este estudio, el corto tiempo de seguimiento y la falta de asignación al azar son limitaciones de sus hallazgos. «Se necesitan ensayos clínicos futuros con muestras de mayor tamaño para mejorar nuestra comprensión de cómo las diferentes duraciones, tipos, volúmenes e intensidades de ejercicio podrían afectar la salud vascular y la inflamación en [pacientes con LES]», agregaron.

Noticia de LupusNewsToday realizado por Dra. Alejandra Viviescas 7.12.18
diciembre 13, 2018

Etiquetas: , ,

Deja un comentario