Los probióticos podrían ayudar a reducir la inflamación renal en mujeres con lupus

Un nuevo estudio sugiere que una bacteria “amistosa” encontrada en yogur, kéfir y muchos otros productos lácteos podría ayudar a reducir la inflamación renal en mujeres con lupus.

Los investigadores han encontrado que añadiendo Lactobacillus a las dietas de ratones con nefritis lúpica de lupus inducido, conducen a mejoras en la función renal y aumentan su supervivencia, pero sólo en ratones hembra.

Los lactobacilos son un tipo de “buenas” bacterias que residen en los sistemas digestivo, urinario y genital. Estas bacterias también están presentes en yogur, kéfir y otros alimentos fermentados, así como suplementos dietéticos.

 

Aunque se necesitan más estudios para confirmar los posibles beneficios del Lactobacillus, los investigadores creen que sus hallazgos indican que las mujeres con lupus e inflamación renal pueden beneficiarse de tomar probióticos.

El coautor del estudio, Xin Luo, del Departamento de Ciencias Biomédicas y Patobiología de la Facultad de Medicina Veterinaria Virginia-Maryland de Virginia Tech, y sus colegas publicaron recientemente sus resultados en la revista Microbiome.

 

Las estadísticas americanas indican que hasta 5 de cada 10 adultos con lupus experimentarán daño renal, y alrededor del 10 al 30 por ciento de estos pacientes desarrollarán insuficiencia renal.

La nefritis lúpica se trata actualmente con fármacos inmunosupresores, con el objetivo de evitar que el sistema inmunitario ataque los riñones. Sin embargo, estos medicamentos pueden causar algunos efectos secundarios adversos, incluyendo un mayor riesgo de infección.

Xin Luo afirma que ” si la paciente de lupus tiene inflamación renal, no le hará ningún daño añadir yogur o probióticos a su dieta”

Los investigadores no están claros en cuanto al porqué los modelos masculinos de ratón con nefritis lúpica no experimentaron ningún beneficio del tratamiento con  Lactobacillus, pero especulan que la hormona masculina testosterona podría ser la responsable.

Noticia publicada el martes 3 Octubre 2017 en MedicalNewsToday

La asociación Agal se estrenará el 22 con su primera comida benéfica

Así empieza la noticia aparecida en La Voz de Galicia en su edición del Barbanza.

La cita tendrá lugar en el restaurante Chicolino y las invitaciones para acudir ya están a la venta

Día 22 • Restaurante Chicolino (Boiro) • 14.00 euros • 40 euros • Son muchas las asociaciones sin ánimo de lucro existentes en la comarca que recurren a comidas benéficas en busca de fondos con los que sufragar sus actividades. A esta lista se sumará en breve la Asociación Galega de Lupus (Agal), que llevará a cabo su primer banquete solidario a través de la vocalía compostelana, presidida por la ribeirense Loli Caderno.

Ya hay un salón reservado para dicho encuentro en el restaurante Chicolino y se ha fijado como fecha el próximo día 22. También están a la venta, al precio de 40 euros, las invitaciones para acudir. Pueden adquirirse a través de la cuenta que la entidad tiene en Abanca, donde también es posible realizar un donativo a través de la fila cero que se ha habilitado. Hay también dos teléfonos a disposición de los interesados en participar: 981 240 072 y 606 115 063. El plazo para realizar las reservas concluirá el próximo día 17.

Loli Caderno. Foto de Marcos Creo

Tras la comida, está previsto que tenga lugar un baile y que también se realice un sorteo de regalos. Además de recaudar fondos, la intención de la asociación es hacer visible una enfermedad que ha permanecido durante años entre las grandes desconocidas.

Noticia de La Voz en papel

 

 

 

 

Recordamos:

Ingresos en la cuenta:
ES75 2080 0387 8730 4000 1668 de ABANCA
FECHA LÍMITE de Inscripción: 17 de octubre
Si no puedes venir pero quieres ayudar haz tu donativo en la misma cuenta, especificando  “FILA 0”.

I Comida Solidaria AGAL

Para más información y/o confirmar tu asistencia en el 981240072 (de 10:00 a 14:00) ó 606115063 (de 20:00 a 22:00)

Mesa Redonda Riveira: Conociendo el Lupus

AGAL comenzó el mes de mayo, el día 4, con una mesa redonda titulada “Convivir con lupus” en Riveira (Centro Cultural Manuel Lustres Rivas) a las 20:00h .

La charla quedó inaugurada por D.Manuel Ruiz Rivas, Alcalde de Riveira, pues para su organización contamos con la ayuda de Mª Esther Patiño Rey, Concejala de Servicios Sociales. Participaron el Dr Manuel Pombo (reumatólogo del CHUS) y Dña Lorena Afonso (nutricionista) tal como estaba programado. El otro invitado D.Diego Aragunde no pudo participar porque tuvimos una agradable sorpresa en el último minuto y es que vino el Dr Gómez Reino, Jefe del Departamento de Reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) que hizo una introducción a la intervención del Dr Pombo, aclarando qué es una enfermedad autoinmune.

D.Manuel Ruiz Rivas, Alcalde de Riveira y Mª Esther Patiño Rey, Concejala de Servicios Sociales levantando la mano en L, con nuestra delegada, Loli Caderno Blanco
El Dr. Manuel Pombo, el Dr. Gómez Reino, la Concejala Dña Esther Patiño y la Presidenta de AGAL, Nuria Carballeda en la entrega de recuerdos tras las charlas.
La nutricionista Dña Lorena Afonso al final del evento.
La sala estaba llena. Se nos quedó pequeña :)
La sala estaba llena. Se nos quedó pequeña 🙂

Estudian la posible relación entre la Sensibilidad al Gluten No Celíaca (SGNC) y las enfermedades autoinmunes

En el estudio se revisan el concepto y los problemas diagnósticos de la sensibilidad al gluten no celíaca y se propone como hipótesis la asociación de la sensibilidad al gluten no celíaca a la fibromialgia, las espondiloartropatías y las enfermedades autoinmunes.

Se describen observaciones clínicas que apoyan esta hipótesis, destacando el

beneficio clínico del tratamiento de la sensibilidad al gluten.

Antes aclaremos conceptos:

La enfermedad celíaca (EC) es una enfermedad autoinmune sistémica que tiene entre sus manifestaciones clínicas síntomas frecuentes en las enfermedades reumatológicas, como dolor musculoesquelético crónico, astenia y fatiga mental. Se asocia a otras enfermedades autoinmunes, como la enfermedad de Sjögren.  Es una enfermedad bien caracterizada con pruebas diagnósticas específicas.

La sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC) es una entidad emergente, con sintomatología similar a la de la enfermedad celíaca, pero sin pruebas diagnósticas específicas.

Sensibilidad al gluten no celíaca y autoinmunidad

La tercera situación clínica en la que se ha buscado la sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC) es en las enfermedades autoinmunes.

Es frecuente la persistencia de astenia severa y artralgias sin artritis en los pacientes con enfermedades autoinmunes, a pesar de que se consiga un buen control de los marcadores de inflamación con tratamiento corticoideo e inmunosupresor.

A los investigadores les pareció razonable pensar que, al igual que la EC (Enfermedad Celíaca) se asocia con autoinmunidad, también lo pueda hacer la SGNC. En la FM (Fibromialgia) en este estudio salió publicado un caso en el que el familiar celíaco se descubre a partir del paciente sensible al gluten no celíaco y esto mismo lo habían observado en una paciente con SGNC y una poliartritis. En el estudio se exponen casos clínicos que apoyan la existencia de SGNC asociada a enfermedades autoinmunes.

Las observaciones clínicas de SGNC asociada a enfermedades sistémicas en las que el beneficio de la dieta puede tardar meses en apreciarse contrastan con las ideas aceptadas sobre la SGNC que la consideran un problema no autoinmune, y en la que la respuesta clínica a la dieta sin gluten (DSG) es fácil de apreciar en pocos días o semanas.

Conclusiones

La EC es una enfermedad autoinmune con un amplio abanico de manifestaciones reumatológicas, que debe ser tenida en cuenta por el reumatólogo. La SGNC es un problema probablemente más frecuente que la EC, con síntomas similares, pero de difícil diagnóstico debido a la ausencia de pruebas diagnósticas específicas.

En el artículo se postula la hipótesis, sobre la base de argumentos razonables y observaciones clínicas, de que la SGNC se asocia a una amplia gama de manifestaciones reumatológicas que incluyen la FM, las espondiloartritis y las enfermedades autoinmunes sistémicas.

En su experiencia, los datos clínicos más importantes que indican la presencia de SGNC son la astenia severa no explicada, las aftas orales, el cuadro digestivo asociado, la anemia ferropénica y tener un familiar celíaco. Estos datos clínicos parecen particularmente a tener en cuenta cuando el paciente con una enfermedad sistémica tiene un cuadro fibromiálgico asociado.

La buena evolución tras la DSG, tanto de las manifestaciones de tipo fibromiálgico, como también de la artritis y la sacroilitis, les hacen pensar que la sensibilidad al gluten puede tener un papel etiopatogénico que contribuye de forma desencadenante en algunos pacientes con enfermedades autoinmunes sistémicas. Por supuesto, son necesarios estudios prospectivos y ensayos clínicos con provocación doble ciego para aclarar hasta qué punto la SGNC es frecuente, y su tratamiento relevante, en las enfermedades reumatológicas.

Para ver el artículo publicado completo haz click en Reumatología Clínica :

http://www.reumatologiaclinica.org/es/sensibilidad-al-gluten-no-celiaca/articulo/S1699258X15000327/

Copyright © 2015. Elsevier España, S.L.U. y Sociedad Española de Reumatología y Colegio Mexicano de Reumatología

Realizado por investigadores del Hospital Puerta de Hierro (Madrid) : Carlos Isasi Eva Tejerina y Luz M. Morán

Las grasas saturadas podrían aumentar inflamación y daño tisular

Los altos niveles de grasas saturadas en la sangre podrían hacer a una persona más propensa a la inflamación y al daño tisular, sugiere un estudio reciente.

Una nueva investigación apoya la idea de que el consumo excesivo de grasas saturadas puede ser malo para nosotros.

Científicos del Imperial College London estudiaron ratones con un nivel inusualmente alto de grasa saturada en sangre. La investigación, publicada el 3 de septiembre de 2015 en Cell Reports muestra la presencia de grasas saturadas en monocitos – un tipo de glóbulo blanco – que migran a tejidos de órganos vitales.

Los investigadores creen que los monocitos inmigrantes podrían empeorar el daño tisular, ya que pueden agravar la inflamación en curso o subyacente, pero este aspecto sigue siendo objeto de estudio.

El investigador principal,  Dr. Kevin Woollard dijo:  “Los ratones que estudiamos fueron tratados con un medicamento que produce acumulación en niveles extremadamente altos de grasa en sangre. Aunque es inusual, los seres humanos a veces tienen mediciones que se acercan a esos niveles, ya sea debido a una condición hereditaria o por comer muchos alimentos grasos”.

 “El estilo de vida moderno parecen ir de la mano con altos niveles de grasa en sangre. Esta grasa proviene de los alimentos y bebidas que consumimos, por ejemplo, usted se sorprendería de la cantidad de grasa saturada que hay en un capuchino y algunas personas beben varios a lo largo del día.”

12186340-juego-de-dulces-brillantes-en-estilo-dibujo 6245940_s

“Creemos que mantener una concentración relativamente alta de grasas saturadas, por ejemplo, mediante la ingesta constante de pasteles, galletas, bollería … podrían ser la causa de que los monocitos emigren fuera de la sangre          hacia los tejidos circundantes.”

La sangre mantiene un equilibrio muy sutil. El intercambio de células y otras sustancias de la sangre con el tejido circundante es parte del mantenimiento de ese equilibrio.

El equipo, dirigido por el Dr. Woollard y la profesora Marina Botto, del Departamento de Medicina del Imperial College de Londres, ha observado que a medida que los órganos toman grasas, la mayoría de los monocitos migrados se convierten en otro tipo de célula inmune llamada macrófagos y algunas de las células situadas dentro de los tejidos toman grasa y se convierten en “células espumosas”. Estas células espumosas y las macrófagos estimulan la producción de una molécula de señalización llamada CCL4, que atrae a más monocitos al tejido. Esta espiral continúa mientras el nivel de grasa saturada es elevada.

Estos mecanismos pueden haberse desarrollado para eliminar las grasas de la sangre con el fin de mantener un equilibrio saludable; se requiere más investigación para confirmar esto.

Un descubrimiento fundamental, sin embargo, es que los monocitos que están involucrados en este acto de equilibrio son de un tipo muy específico.

Dr Woollard dijo: “Es muy emocionante ver que los monocitos que migran hacia los tejidos son todos de un mismo tipo y eso significa que en realidad podríamos ser capaces de desarrollar medicamentos que cambien este comportamiento.”

En el futuro, las personas que están en riesgo de enfermedad cardiovascular o que son obesos podrían ser tratados con un fármaco terapéutico que se dirige a estos monocitos particulares y evita el posible daño futuro causado por la acumulación de grasa en sus vasos sanguíneos y órganos.

“Curiosamente, las personas con ciertos trastornos del sistema inmune que afecta a los monocitos, incluyendo algunas enfermedades inflamatorias y autoinmunes, como el lupus pueden tener inesperadamente altos niveles de grasas saturadas en la sangre y también son más propensos a sufrir  ataques de corazón y/o derrames cerebrales a una edad más joven.”

Las próximas etapas de esta investigación serán estudiar grupos de pacientes con enfermedades inflamatorias, y mirar los efectos directos de los alimentos saturados en función de los monocitos.

Noticia aparecida en Medical News Today