Las enfermedades sistémicas se ceban con las mujeres de entre 20 y 40 años

Las enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS) están muy presentes en nuestra sociedad, afectando principalmente a mujeres de entre 20 y 40 años, y entre las que se encuentran el lupus, la vasculitis o miopatías inflamatorias, entre otras. 

Aunque la situación de las EAS en España durante las últimas décadas ha cambiado de forma positiva debido a un mayor conocimiento de la enfermedad y la disponibilidad de nuevas alternativas terapéuticas, todavía queda mucho trabajo por hacer en relación a la visibilidad de los pacientes en la sociedad y su normalización a nivel laboral.

Desde las asociaciones de pacientes y las redes sociales se ha favorecido una mayor difusión de la información, lo que ha mejorado su conocimiento.

 “Sin embargo, quedan pendientes aspectos a regular en torno a las EAS, como el reconocimiento del carácter crónico de estas patologías, y lo que ello implica en el sector de la discapacidad y de la valoración del daño y las secuelas”, ha afirmado el doctor Lucio Pallarés, coordinador del Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS) de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)

Con este motivo realizan la reunión anual que el GEAS celebra para aunar y sumar esfuerzos en el conocimiento y procedimientos en torno a las EAS. La última cita en su décimo aniversario fue el 21 de octubre, con una asistencia de alrededor de 250 profesionales. En ella se puso de manifiesto la importancia de la Medicina Interna, junto con la Reumatología, para abordar todo el proceso de atención al paciente con enfermedades autoinmunes sistémicas, coordinando al resto de especialidades implicadas de forma puntual en la patología.

“Uno de los elementos que hacen que el manejo de estas enfermedades sea tan complejo es la posibilidad de que afecten a distintos órganos y sistemas, por lo que es fundamental la participación de profesionales de diferentes especialidades, requiriendo de equipos multidisciplinares y trabajo en colaboración.  Asimismo, estos pacientes requieren de un médico responsable o coordinador de todo el proceso, que conozca su situación y tratamiento en todo momento, siendo el papel del médico internista”, expone el especialista.

Lupus eritematoso sistémico (LES):  la más sistémica de las enfermedades autoinmunes

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una de las EAS más prevalentes, ya que suele afectar a mujeres de entre 20 y 40 años. Casi cualquier órgano se puede ver perjudicado por esta enfermedad, aunque con mayor frecuencia suelen ser los riñones, la piel o las articulaciones.

Los primeros síntomas que padecen los pacientes que lo sufren son sensibilidad a la luz solar, dolores articulares migratorios, úlceras orales, caída de pelo y cansancio, pudiendo llegar a afectar a otros órganos del cuerpo. Además, “es importante tener en cuenta que el lupus se manifiesta en periodos de brotes y otros de remisión, por lo que el tratamiento no debe generar más problemas que la propia enfermedad”, asegura.

Por su parte, aunque no hay problemas concretos de fertilidad en mujeres con LES, el embarazo en estas pacientes debe ser vigilado de forma especial, por el riesgo existente de complicaciones tanto maternas como fetales. “Con una buena planificación y un seguimiento coordinado de los diferentes especialistas, la mayoría de los embarazos finaliza con éxito”, comenta el doctor Lucio Pallarés. Precisamente, desde el GEAS de la SEMI junto con la Sociedad Española de Reumatología (SER) y la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología (SEGO) se ha puesto en marcha la elaboración de un documento de consenso para mejorar la atención a estas pacientes embarazadas.

Vasculitis y miopatías inflamatorias

Además del lupus, existen otras enfermedades autoinmunes sistémicas destacadas. Una de ellas es la vasculitis, que engloba a varias patologías caracterizadas por la inflamación de los vasos circulatorios, lo que provoca su obstrucción o ruptura y que, por su condición de enfermad rara, afecta a entre uno y trece casos por cada millón de habitantes en España.

Dentro de estas, existen las vasculitis menores que se caracterizan por la aparición de lesiones cutáneas, dolor articular o muscular y fiebre, y que pueden ser debidas a infecciones o la ingesta de determinados medicamentos. Existen también las llamadas vasculitis sistémicas, potencialmente más graves, que afectan a uno o varios órganos y pueden llegar a alterar sus funciones. “Al ser enfermedades potencialmente mortales su tratamiento es fundamental para establecer el diagnóstico de forma precoz y evitar un fallo multiorgánico”, señala el experto.

Por su parte, las miopatías inflamatorias afectan a entre cinco y diez casos al año por cada millón de habitantes. El síntoma principal que padecen estos pacientes es la falta de musculatura, siendo el músculo esquelético el órgano diana, aunque puede afectar también a articulaciones y otros órganos. “Al ser enfermedades poco frecuentes, resulta esencial establecer registros nacionales o internacionales para establecer tratamientos cada vez más óptimos, para lo cual es clave la colaboración entre profesionales médicos”, asevera el doctor. Por ello, desde la SEMI se han establecido colaboraciones recientes con registros internacionales como el AENEAS, que agrupa a médicos de distintas especialidades para lograr una mejor asistencia a los pacientes.

Información de Consejos de tu farmacéutico

Próxima reunión del GEAS de SEMI  del 18 al 20 de octubre de 2018

XI Reunión GEAS – II Foro Nacional EAS Residentes

Publicado por

Agal

AGAL. Asociación Galega de Lupus. Creada en 1997. Pretendemos dar información sobre el Lupus y que la enfermedad deje de ser una gran desconocida; ayudar a familiares y amigos; promover investigación; divulgar y relacionar a nuestros asociados a través de Jornadas, la revista Papilio, charlas, reuniones...

Deja un comentario